91 590 10 10

Mediación familiar

Mediación familiar
Reorganizar las relaciones familiares en el momento de la separación o tras ella, con el mínimo coste emocional. Obtener la cooperación de ambas partes en la toma de decisiones respecto a: quién vive con los hijos/as encuentros y/o salidas con el padre no custodio reorganización del nuevo sistema económico distribución de bienes vivienda, etc. Hacer que el proceso sea lo más rápido posible Hacer que el resultado sea fruto de un pacto Conseguir que ambos miembros de la pareja sean responsables respecto a los hijos y los acuerdos tomados

A quién se dirige
Parejas con hijos/as menores de 18 años que: Han decidido separarse y aún no han iniciado los trámites legales, independientemente de que sólo un miembro de la pareja haya tomado la decisión de separarse. Se encuentran tramitando su separación o divorcio, y el Juez de Familia les deriva a Mediación Familiar por considerar que el proceso puede verse favorecido por acuerdos consensuados.

Han resuelto legalmente su separación o divorcio, pero continúan en situación de crisis para la ejecución de las medidas adoptadas judicialmente, o han surgido cambios que afectan a las medidas adoptadas con anterioridad y es necesario volver a regularlas.

Mediación no es Terapia
No es un proceso jurídico ni una psicoterapia, aunque participa de ambos elementos. Aunque se produzcan efectos terapéuticos, no es su principal objetivo. Mediación es un proceso a corto plazo (1-6 sesiones) y directivo, en un ámbito de trabajo preciso y focalizado.

Orientado a la vehiculización de alternativas de futuro y no a la resolución de conflictos del pasado. Hace hincapié en el presente y el futuro, no se aborda el pasado ni la historia de los implicados. Énfasis en fomentar la propia responsabilidad de la pareja para que tomen decisiones que afectan a sus vidas y no dejen esa toma de decisiones en manos de los abogados y jueces.
Componente didáctico: enseñar a comunicarse adecuadamente y técnicas de resolución de conflictos. Pretende la elaboración de planes que tengan en cuenta las necesidades y posibilidades de todos los implicados (padres, hijos, abuelos, etc.).

Ventajas
Permite a la pareja tomar decisiones referentes a sus hijos y a su futuro. La pareja es responsable de sus decisiones, lo que da como resultado un mayor compromiso en el cumplimiento de los acuerdos. Permite llegar a acuerdos adaptados a las necesidades particulares de la familia. Respeta las decisiones y derechos de todos los involucrados. Faculta a la pareja en la negociación. Facilita aprender a escuchar y conversar. No hay ganadores ni perdedores. Ahorra tiempo, dinero y sobre todo sufrimiento emocional.
Safe Creative #1702080262000

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información